Las tarjetas “revolving” y su abusividad declarada por el Tribunal Supremo

by | Abr 26, 2021 | Blog

¿Qué son las tarjetas revolving?

Son un tipo de tarjetas de crédito que, en lugar de posponer el pago de una compra al mes siguiente, permite abonarlo en los plazos que el usuario elija, con sus respectivos intereses y comisiones.

La comercialización de las tarjetas revolving se ha hecho por la banca y las financieras de forma imprudente, sin estudios de solvencia ni de la capacidad de pago y devolución del dinero del prestatario, provocando y facilitando el sobreendeudamiento de los consumidores. Todo ello, sumado a que muchas tarjetas revolving se han comercializado en centros comerciales o supermercados, por personal no cualificado y sin explicarle al consumidor las condiciones o intereses que se acabarían devengando.

¿Cuáles son los intereses de las tarjetas revolving?

Los intereses de las tarjetas revolving, normalmente son mayores que los de otros tipos de créditos y, cuanto más extensos son los plazos de amortización, mayores son los intereses que se les aplica. A su vez, cuando el usuario paga un plazo de la deuda, el dinero pasa automáticamente a convertirse nuevamente en crédito para el cliente.

En este tipo de visas, no se permite extinguir la deuda completa al mes siguiente, por lo tanto, aunque cumpla con el pago de sus cuotas mensuales, verá como esta disminuye muy progresivamente. Esto se debe también, porque los intereses que gravan la deuda pendiente son extremadamente altos, desde 24 % incluso, en algunos casos, llegan a la
desmesurada cantidad de 27%.

¿Qué se puede reclamar según la Sentencia del Supremo?

Pues bien, los efectos económicos que establece la Sentencia del Tribunal Supremo de 4 de marzo de 2020, son la declaración de nulidad del contrato, así como la devolución íntegra de todas y cada una de las mensualidades cobradas de más, condenando a la devolución de las cantidades que excedan del capital prestado. Lo único que estaríamos obligados a devolver, es la cantidad de dinero que ya te hayan prestado sin tener que pagar intereses.

En conclusión, siempre debemos analizar bien los productos que contratamos ya que pueden parecer que son beneficios para ti como consumidor por ofrecerte un crédito de forma fácil, rápida y con una gran flexibilidad en su devolución, pero realmente esconden un entramado detrás que hay que prevenir. Por lo que, en este sentido, es necesario estudiar las condiciones de tus tarjetas y comprobar que realmente nos encontramos ante una tarjeta usurera o no y asegurar la viabilidad de la reclamación.

¿ Te Ayudamos ?